×

Instantánea: 7 preguntas sobre teatro en estos tiempos que corren.

Tatuas, un público se prepara

39 años / México, Sinaloa, Culiacán

Lugar principal de trabajo (País, estado, ciudad): México, Sinaloa, Culiacán

Oficio: Creación, formación, producción, gestión y difusión de artes escénicas, específicamente TEATRO

¿Cómo iniciaste dentro de la disciplina teatral? ¿Por qué decidiste dedicarte a ella?

En 1982 con la fundación del Tatuas por Oscar Liera, por la necesidad de la Universidad Autónoma de Sinaloa de ofrecer a los estudiantes, programas de formación artística como parte de su formación integral. Porque nos dimos cuenta que el teatro es un magnífico vehículo para develar todo aquello que nos afecta y no se ve a simple vista, de esta forma contribuimos a la educación sentimental de nuestra sociedad y por ende a generar un entorno más edificante.
Pretendemos a través del teatro ser y formar mejores personas.

¿Qué preguntas siguen alimentando tu práctica? ¿Qué anhelos tienes por vivir dentro de las artes escénicas?

Ante lo cambiante que es el mundo, ¿cómo generar formas teatrales que mantengan el interés del espectador en la actualidad? No es lo mismo el público de 1982 al de 2020, no es lo mismo el público lector de los 80, que con gusto escuchaba desde el escenario las parrafadas de los clásicos, cosa que es imposible en la era del celular, cuya cercanía mano-ojos forman una intimidad indisoluble, ante esto vienen una serie de cuestionamientos para tratar de generar una teatralidad acorde al contexto que estamos viviendo.
De 1997 a 2010 fuimos comodatarios del Teatro Oscar Liera del Instituto Mexicano del Seguro Social, en diez años metimos más de 600,000 gentes -algo imposible de lograr actualmente. Preferimos un espacio de 4 x 8 m con 40 espectadores, por lo expuesto anteriormente, eso sería en cuanto al espacio que supone una actoralidad diferente.
Anhelamos mantener siempre el sello del Teatro Regional que compartimos con el maestro Liera.

Describe tu quehacer teatral en tres palabras. ¿Qué hace de tu forma de habitar el teatro una práctica singular y distinta a las demás?

Forma de vida.
Hacer un teatro a partir de la necesidad de decir las cosas que nos afectan como ciudad y como región, en 2018 invitamos a Saúl Enríquez a trabajar sobre el tema de la violencia en Culiacán y de esta experiencia conjunta surgió,
Ciudad de tres espejos, que fue seleccionada a la Muestra Nacional de Teatro 2018 en Ciudad de México.

¿Cuál consideras que es la importancia del teatro en este momento histórico?

Ante la avalancha de un mundo inmerso en la cuestión material como forma de realización personal, tenemos que recuperar el sentido humano, privilegiar lo espiritual sobre el materialismo vacuo “lo esencial es invisible para los ojos” decía Saint Exupéry y como se dijo al inicio de esta entrevista, el teatro puede coadyuvar a incidir en el alma humana para tener una mejor sociedad. Sin duda, lo presencial es indispensable, el hecho vivo en el que latimos a la par que el espectador.

¿Qué crees que debería cambiar en nuestro modelo teatral?

Actualizar o renovar la enseñanza del teatro a nivel nacional y de esta manera hacer posible lo que alguna vez propuso Mario Espinosa, formar una nación teatral, que redunde en una práctica teatral más trascendente.

¿Qué le deseas a la siguiente generación de hacedores teatrales?

Que siempre tengan presente que la disciplina y el estudio son piedras angulares para un desarrollo teatral óptimo, lo demás viene por añadidura. Y que siempre hubo alguien detrás, antes que tú, de quien aprender.

Si el teatro es el arte del encuentro con el otro ¿cómo enfrentas la emergencia que vivimos ante el COVID-19? ¿Qué deseas que ocurra cuando volvamos a estar juntos?

El teatro es el arte de la presencia, definitivamente eso queda comprobadísimo en esta pandemia, hemos tenido una experiencia virtual no muy halagüeña, sin embargo, creo que es un apoyo importante que algunos lo retomaran como camino.
Por nuestra parte deseamos estar en el escenario cara a cara con más intensidad que nunca, sería ruin de nuestra parte no mencionar que el recurso virtual de alguna manera nos mantuvo en contacto con lo que más amamos, el teatro.
Deseamos que el contacto y la cercanía se reactiven y la experiencia del hecho teatral, vivo e irrepetible, despierte con nuevos bríos.

Más participantes

Ana Beatriz Martínez

Anhelo ser nadie. Me parece que en estos tiempos tan envenenados de narcicismo, deseos de fama, éxito, premios y seguidores, ser nadie puede ser un...

Leer más

Calafia Piña

¿Para qué hago lo que hago? Sueño con legar experiencias escénicas, sus derivas y un espacio para la memoria; pensamiento y práctica del teatro y...

Leer más

Enrique Gorostieta Damm

Siempre me gustará escuchar y ver historias, nuevas o re-enunciadas que me hagan vibrar junto a los actores. Interpretaciones, en todos los sentidos, que sean...

Leer más