×

Instantánea: 7 preguntas sobre teatro en estos tiempos que corren.

Sandra Cecilia

23 años / México, Ciudad de México

Lugar principal de trabajo (País, estado, ciudad): México, Ciudad de México

Oficio: Actriz, cantante.

¿Cómo iniciaste dentro de la disciplina teatral? ¿Por qué decidiste dedicarte a ella?

Inicié la práctica teatral desde los diez años de edad y mi forma de acercarme a ella fue a través de la multiplicidad de disciplinas; es decir, a través de la Comedia Musical. Quizá al nombrar este término haya un prejuicio de por medio debido a que esta teatralidad, aún para mucha gente del gremio, no se alcanza a visibilizar los distintos modos de producción de cada tipo de teatralidad. Sin embargo, creo que para mí fue la manera que alimentó la forma de percibir y entender el teatro: hermanado a sus disciplinas hermanas. Yo no puedo concebir el teatro desasociado de la música y sus herramientas técnicas, así como la danza o cualquier otra herramienta que nos conforme como creadores interdisciplinarios.
Decidí dedicarme a ella por varios motivos: El primero fue porque no me concebía (ni me concibo) haciendo otra cosa que no sea esta puesto que, aunque suene reiterado y romántico, me siento en plenitud y encuentro momentos de belleza, libertad, descubrimiento y autodescubrimiento.
La segunda es la necesidad constante del autoconocimiento y autorreflexión. A la vez que me puedo ver a mí, puedo verme reflejada en los otros en lo que nos encanta llamar como «la otredad», el comportamiento humano por naturaleza que también me pertenece.
La tercera es por visibilizar aquello que permanece oculto y que no se expone: visibilizar las minorías. Y en ese sentido no generalizo y me pronuncio desde esta minoría a la que pertenezco y que me impulsa a hacer teatro: las disidencias corporales y su incorporación en la disciplina teatral. Este impulso es algo relativamente nuevo, ya que después de egresar de la carrera de Teatro y Actuación me quedaron cuestionamientos al aire sobre cómo funcionan las normativas corporales en nuestro gremio.

¿Qué preguntas siguen alimentando tu práctica? ¿Qué anhelos tienes por vivir dentro de las artes escénicas?

Una pregunta que me ronda mucho por la cabeza es ¿cómo dejar empezar a incluir la transdisciplina, multidisciplina e interdisciplina a los centros teatrales sin que sean cuestionados de si eso es teatro o no? Me pregunto ¿cómo podemos empezar a crear más a partir de otros elementos que se alejen del texto-centrismo y que se puedan basar en otras disciplinas (como por ejemplo: una partitura, una sinfonía, etcétera) y que finalmente se derive en una puesta en escena nutrida de los distintos modos de producción requeridos para el montaje determinado.
Me vuela la cabeza la educación vocal hablada y cantada en las actrices y los actores y en cómo elaborar un puente de conexión entre estas dos áreas de estudio, ya que pertenecen al mismo plano, pero constantemente se piensan por separado. Y por último, me pregunto ¿cómo podemos hacer un teatro más inclusivo para los cuerpos que salen fuera de la norma en nuestro gremio?
Anhelo vivir la incursión de las nuevas teatralidades y ver la potencialización de festivales universitarios como IM.PULSO, en el cual se incentivaba la fusión de disciplinas hermanas al teatro como la música y la danza. Eso, la «hibridación» en el teatro me mantiene viva y con curiosidad. Anhelo que la educación vocal para el actor se vea como algo de primera necesidad, ya que es nuestra materia prima de pronunciamiento. Siento que hay mucho campo de investigación de la voz y en el desarrollo vocal-musical en las actrices y actores.
Desearía que llegaran cada vez más técnicas vocales de autoconocimiento como el
Linklater que no deslinda la voz y el cuerpo. En general, la creación a partir de la voz, el canto y sus raíces me mantienen en un campo de investigación constante. Vivir del teatro-canto es mi anhelo principal.

Describe tu quehacer teatral en tres palabras. ¿Qué hace de tu forma de habitar el teatro una práctica singular y distinta a las demás?

Interdisciplina, visibilización, autoconocimiento.
Vivirlo desde mis dos disciplinas amadas: el quehacer belcantista y el teatral y saber en qué momento estas dos pueden coincidir y potenciarse mutuamente.
También habitar desde este cuerpo que no pertenece a los cánones estéticos y cómo me pronuncio desde ese lugar.

¿Cuál consideras que es la importancia del teatro en este momento histórico?

Es materia de escape, de diversión, de conmoción, de introspección, quizá, para algunos, de distracción, quizá de olvido contextual -ahora más que nunca- de canalizar energía que se enfoca en pensamientos avasalladores debido a este tiempo.
Si bien el teatro no está focalizado en fines terapéuticos, pero hay momentos de alivio cuando se vive el acontecimiento escénico. Es una zona de restauración y no me considero romántica al nombrar esto, pero siempre hemos necesitado del arte para restaurar y canalizar nuestros monstruos internos.

¿Qué crees que debería cambiar en nuestro modelo teatral?

El enfoque reiterado en el texto-centrismo y la negación a las nuevas teatralidades. El darnos la oportunidad de ser científicos de nuestras propias teatralidades sin tratar de cataloguizarlas en algún tipo de «genero», «estilo» o como se deseé llamar en su momento.
La imposición de cómo debería ser el cuerpo de las actrices y los actores y la constante presión a nivel académico que se vive a través de comentarios gordofóbicos que excluyen la diversificación de formas corporales y que eso no tiene nada que ver con la disciplina artística. En sí, la normalización de toda la violencia -pasiva o no- que se vive en el universo teatral por tener cuerpos fuera de la norma.

¿Qué le deseas a la siguiente generación de hacedores teatrales?

Deseo que por sobre todas las cosas defiendan su postura al momento de empezar su quehacer teatral. Que se vuelvan sus propios laboratorios de investigación y que cuando sientan el llamado de algo que sientan que puede nutrir la disciplina teatral, le hagan caso y exploren por nuevos campos, técnicas, modos, entre otras cosas y potencien todos sus recursos a favor de la escena.
Deseo que cuestionen todo lo que viven en su alrededor, su historia, su contexto y cómo eso influye en la manera de habitar en un mundo socializado. Deseo que nunca se pierdan las ganas de pronunciar discursos que crean que es de vida o muerte visibilizar. Deseo que haya disciplina y templanza, ya que es un camino de resistencia no de velocidad; y eso es algo que me digo constantemente. Deseo que aprendan a valorar los años de trabajo que les ha costado estar donde están, sin que eso les nuble la vista: camino andado. Deseo que sean inagotables sus ganas de crear y, que si es así, sea un momento para contemplar qué está pasando en el interior de cada uno de nosotros.

Si el teatro es el arte del encuentro con el otro ¿cómo enfrentas la emergencia que vivimos ante el COVID-19? ¿Qué deseas que ocurra cuando volvamos a estar juntos?

Pienso que no hay manera de contraponerse a una situación de salud tan poderosa como la que estamos viviendo ahora y que lamentablemente el teatro se vio directamente confrontado con la no presencia del espectador. Sin embargo, este es un buen momento para la creación, el entrenamiento, la investigación, retomar disciplinas olvidadas, gestar proyectos en el papel y seguir, pero también darnos espacios de descanso mental. No todo el tiempo tenemos que ser productivos. Pero cuando exista el momento propicio para crear, aprovechar este tiempo para hacerlo.
Que las ganas del encuentro no nos avasallen y que lo hagamos paulatinamente para que, más adelante, podamos sentirnos con la libertad de que hemos seguido el proceso correcto y propicio para reencontrarnos como debe ser: en vivo y a todo color. Que valoremos el encuentro como individuos y, por ende, haya más contacto con la labor teatral.

Más participantes

Haydeé Boetto

¿Cuántas lecturas podría tener esto? ¿A quién está dirigido esto? ¿Esto es interesante? ¿Esto es universal? Sé que esto parece una cosa, pero en realidad...

Leer más

Aldo Vázquez Yela

Cada proyecto es una nueva pregunta, una posibilidad. Por lo tanto, cada proyecto te invita a investigar, proponer y conversar para crear. Afortunadamente cada montaje/proceso...

Leer más

Felipe Lara García

Cuando un cliente me dice: ¿Crees que se pueda? Yo sonrío y me río, ese es el reto. Me gustan los desafíos y al final...

Leer más

Paulina Soto

¿Qué aporto a mi comunidad y a la sociedad? ¿Qué quiero decir? ¿Qué quiero provocar? ¿Para qué me sirve? El anhelo está en la posibilidad...

Leer más