×

Instantánea: 7 preguntas sobre teatro en estos tiempos que corren.

Ramón Verdugo

36 años / México, Baja California, Tijuana

Lugar principal de trabajo (País, estado, ciudad): México, Baja California, Tijuana

Oficio: Director escénico, docente, productor

¿Cómo iniciaste dentro de la disciplina teatral? ¿Por qué decidiste dedicarte a ella?

Me inicié como niño espectador que fue pocas veces al teatro, pero suficientes para intuir que algo le gustaba aunque no sabía el por qué; después lo revivía en constantes intervenciones en actividades artísticas en la escuela y ya en la adolescencia al tomar talleres de teatro. Después se abrió la puerta para estudiarlo “formalmente” y di el paso.
Fue justo en ese proceso de estudio que (re)afirmé que quería dedicarme a vivir y construir esas experiencias con los otros y para los otros. Ahí hubo posibilidad de articular un pensamiento racional de por qué quería hacerlo más allá del ímpetu y la emoción, y entonces tomé la decisión consciente de dedicar mi tiempo, energía y vida a una actividad que me permitía ser parte de experiencias que ponían en perspectiva paralela mi propia voz como ser humano, la colaboración con otros y una tradición teatral que apenas comenzaba a comprender. Fue una apuesta por una intuición racional que, siempre pienso, estoy ganando.

¿Qué preguntas siguen alimentando tu práctica? ¿Qué anhelos tienes por vivir dentro de las artes escénicas?

Mi pregunta fundamental es cómo construir experiencias escénicas que sean significativas para nuestros equipos de trabajo y para las personas que comparten como espectadores. De ahí se derivan otras relacionadas con mi quehacer diario: ¿Cómo construir caminos creativos y retadores? ¿Qué quiero compartir con y a través del teatro? ¿Qué temas desconozco y me interesa profundizar? ¿Por qué y para qué hago lo que hago? ¿Quiénes son nuestros espectadores ahora?
De esas posibles respuestas surgen mis anhelos a corto y mediano plazo, que son mis nuevos proyectos de creación, mis deseos de explorar en la dirección de otras disciplinas de las artes escénicas, mi necesidad de escribir más sobre mis prácticas escénicas y también encontrar una voz desde la escritura.

Describe tu quehacer teatral en tres palabras. ¿Qué hace de tu forma de habitar el teatro una práctica singular y distinta a las demás?

Acción, territorio, necesidad.
Es un reto pensar nuestra singularidad en toda la historia y tradición teatral a lo largo de los siglos, así que ensayo pensarme como un creador que intenta, desde sus múltiples necesidades y contextos (personales, artísticos, sociales), generar acciones compartidas que abran caminos para construir/transformar (nuevos) territorios posibles. Y de esos procesos se desprenden experiencias, prácticas y conocimientos que hacen singular el camino.

¿Cuál consideras que es la importancia del teatro en este momento histórico?

La importancia radica en la propia auto-observación de la práctica teatral que se pregunta por qué/para qué continuar; ya que en la medida de sus respuestas (singulares y genuinas) encontraremos los caminos que debemos transitar ahora. Todo ello en un marco social e histórico que ha permitido repensar la convivencia y la relación con el otro como algo que nos hace ser humanos.

¿Qué crees que debería cambiar en nuestro modelo teatral?

Primero, reconocer que existen modelos, en plural, porque de ello se desprende una complejidad para afrontar los retos de un país diverso y de un mundo aún más amplio. Aunado a ello, es deseable generar diálogos fundamentados en la práctica escénica y el valor de cada territorio geográfico, que priorice la calidad de las experiencias no sólo en los resultados sino también en los procesos de creación; y que a su vez, permitan reconocer todos los agentes que intervienen en los modelos de creación y producción teatral.
En ese sentido, es importante no sólo ampliar y fortalecer los esquemas de formación y profesionalización artística, sino también, que los creadores asumamos una auto-observación ética para construir discursos artísticos y modelos de producción que sumen y construyan un territorio nacional más sólido.

¿Qué le deseas a la siguiente generación de hacedores teatrales?

Fuerza y energía para seguir construyendo condiciones laborales dignas en el trabajo escénico.
Conocimiento y generosidad en su quehacer para formar un territorio teatral sólido.
Capacidad de auto-observación para trabajar con ética en su accionar cotidiano.
Libertad para generar voces y experiencias artísticas significativas.

Si el teatro es el arte del encuentro con el otro ¿cómo enfrentas la emergencia que vivimos ante el COVID-19? ¿Qué deseas que ocurra cuando volvamos a estar juntos?

Creo que la emergencia nos invitó, primero, a repensar nuestra relación y encuentro con nosotros mismos, en nuestro intento de comprender qué estaba pasando y cómo podíamos abrazarlo a pesar del temor y la situación adversa. Después vino una necesidad de seguir conectado con el otro; para ello buscamos múltiples plataformas para mantener viva la llama del convivio y el contacto aunque fuera a distancia, sorteando de manera paralela los nuevos retos laborales y económicos que vivimos.
Y así transcurrieron los meses, en una búsqueda incesante por mantener un nuevo arte del encuentro a distancia, que permitía por momentos darle la vuelta a la emergencia, para construir, cada día y con mayor fuerza, un deseo colectivo de encontrarnos en los espacios habituales con aquellos que queríamos abrazar nuevamente, para sonreírnos cara a cara y compartir la energía de los cuerpos presentes.

Más participantes

Daniel González Moreno

La fotografía captura un instante que no se repetirá, siempre me pregunto cómo detener ese momento en que el artista entrega su talento, detener el...

Leer más

Alfonso Cárcamo

Los problemas más comunes son mi detonador: ¿Por qué no se pueden llevar bien mamá e hija? ¿Qué dije o no dije a mi amiga...

Leer más

Jeany J. Carrizales

¿Qué se necesita? ¿Qué puedo dar? ¿Qué hay en esto que me sigue uniendo a los demás? ¿Cómo me siento al hacerlo? De los anhelos,...

Leer más

Felipe Lara García

Cuando un cliente me dice: ¿Crees que se pueda? Yo sonrío y me río, ese es el reto. Me gustan los desafíos y al final...

Leer más