×

Instantánea: 7 preguntas sobre teatro en estos tiempos que corren.

Mauricio Garmona

46 años / México, Tlaxcala, Apizaco

Lugar principal de trabajo (País, estado, ciudad): México, Ciudad de México / Tlaxcala, Apizaco

Oficio: Director, actor, docente

¿Cómo iniciaste dentro de la disciplina teatral? ¿Por qué decidiste dedicarte a ella?

Inicie en un taller de teatro en Apizaco, Tlaxcala en la última fase de mi adolescencia, cuando la presión del tiempo me indujo a buscar un oficio afín a mi carácter imaginativo. Por mucho tiempo pensé que se debió a mi buena fortuna porque fue la última opción que se me presentó como profesión. Más tarde un recuerdo de mi infancia me reveló la noción de que alguien siempre me observaba desde cualquier escondite donde me encontrara, así que no hallé más remedio que actuar siempre para ese ente desconocido. Aquello fue mi refugio, me convertí en actor y espectador de mis propias ficciones. Lo disfruté entonces y ahora lo disfruto con mucha mayor consciencia ante el público real, quien ha tomado ese rol divino de antaño. Esta reflexión la tuve mientras era estudiante del Centro Universitario de Teatro, entre 1997 y 2002, sin embargo, nunca olvido la magia de cuando fui novato, cuando el teatro me atrapó en sus redes para siempre; donde me permito seguir siendo ingenuo, curioso, atrevido, y un apasionado de la vida.
Decidí dedicar mi vida al teatro porque es el único lugar donde se me revelan la verdad y la mentira, donde se me aparece al desnudo la conducta humana; porque es un fenómeno singular paralelo al mundo real, donde se revela el principio de cualquier conflicto, ridícula, dolorosa o absurdamente, fuera de cualquier ideología.

¿Qué preguntas siguen alimentando tu práctica? ¿Qué anhelos tienes por vivir dentro de las artes escénicas?

Desde las preguntas básicas ¿quién soy? y ¿a dónde voy? hasta las más desesperadas: ¿para qué o para quiénes hacer teatro? Una de las preguntas más urgentes para mí en este momento es ¿cómo lograr que el arte escénico sea una necesidad cubierta en nuestra sociedad sin que forzosamente tenga que institucionalizarse?
Uno de mis grandes anhelos es que la hegemonía del arte escénico deje de congregar élites, se conduzca con ética y se reconozca entre la diversidad de sus comunidades.

Describe tu quehacer teatral en tres palabras. ¿Qué hace de tu forma de habitar el teatro una práctica singular y distinta a las demás?

Libertad, pasión, colectividad.
El teatro me apasiona porque sacude todo mi sistema nervioso al compartirlo con mis alumnos, por ello es siempre disfrutable. Cada actividad relacionada con las artes escénicas me invita al viaje del héroe a la manera de Joseph Campbell: no puedes regresar al plano real si no es transformado.

¿Cuál consideras que es la importancia del teatro en este momento histórico?

El teatro siempre será importante y necesario, pero no es lo más urgente ahora. Cobraría muchísima más importancia si camina de la mano con el sentir social. Por consiguiente, hace falta que el teatro mexicano conecte con el entorno y se aprenda a mirar hacia dentro.

¿Qué crees que debería cambiar en nuestro modelo teatral?

Pienso que no existe un modelo teatral, aunque sí un modelo institucional que se ha encargado de poner en disyuntiva a todo el teatro en México. Este patrón se sigue reproduciendo sistemáticamente al interior del país y es lo que ha dañado al teatro mismo.
Considero que el teatro institucional debería de ser más incluyente y menos paternalista. Es urgente descentralizar al teatro en todo el país. Hace falta un banco de agremiados que facilite la distribución justa de los recursos para financiar proyectos y actividades equitativamente. Soy tlaxcalteca y he tenido que ir y venir desde Tlaxcala a la Ciudad de México para no perder vigencia en ambos lugares; aunque por una parte no quiero perder el contacto con mi identidad, por la otra he llegado a sentir que no soy ni de aquí ni de allá. Así es como se ha venido legitimando la actividad profesional y el sistema cultural y artístico en el país, desde hace décadas.
Ocurre lo mismo en todo México; no solo no hay cohesión en el teatro sino en todas las artes. No siempre se toma en cuenta que venimos a la Capital desde distintos puntos de la República Mexicana para formarnos profesionalmente para regresar a compartir el saber adquirido a nuestro estado. Se debe descentralizar la actividad artística.

¿Qué le deseas a la siguiente generación de hacedores teatrales?

Que se dignifiquen siempre, sean más rebeldes y menos dependientes de sus mentores para conseguir ser libres. Que resistan a la tentación de alienarse a las industrias del espectáculo. Que luchen por sus prestaciones de ley y derechos laborales ante las producciones privadas e institucionales.

Si el teatro es el arte del encuentro con el otro ¿cómo enfrentas la emergencia que vivimos ante el COVID-19? ¿Qué deseas que ocurra cuando volvamos a estar juntos?

Desde que comenzó el confinamiento me incliné por la reflexión. Es muy importante resistir corresponsablemente al aislamiento. Mucha gente está muriendo ahora, está convaleciente o se quedó sin trabajo, por lo tanto, está sin sustento. Pienso que es excesiva la actitud de sublimar el teatro virtual o presencial en medio de esta crisis tan atroz para todo el mundo.
Deseo que haya más empatía para con quienes menos tienen, que trabajan diez veces más para su supervivencia y que no están pensando en ver teatro por internet. Tal vez no habrá teatro por ahora, pero mantengamos viva la esperanza de que llegará ese día nuevamente en que nos sintamos con toda la dicha para compartir el hecho escénico en vivo, como debe de ser. Hoy no lo creo posible, así que seguiré en la reflexión.

Más participantes

Araceli Inés Pszemiarower

Me considero una militante de la educación artística: Confío que introducirse en cualquier expresión artística hace a las personas más íntegras, más solidarias y más...

Leer más

Esaú Corona

Lo más importante para mí es que en el teatro puedo reinventar las formas de trabajo; me interesa sobre todo ahondar en la creación colectiva,...

Leer más

Bryant Caballero

¿Cómo y desde dónde usar el teatro para una mejor realidad? ¿Cuáles son sus límites? ¿Qué posibilidades hay después de ese límite?

Leer más

Lázaro Gabino

Mi trabajo lo he desarrollado casi por completo en el marco de Lagartijas tiradas al sol, grupo de teatro que iniciamos Luisa Pardo y yo...

Leer más