×

Instantánea: 7 preguntas sobre teatro en estos tiempos que corren.

Liliana Hernández Santibañez (Liliana HeSant)

29 años / México, Quintana Roo, Cancún

Lugar principal de trabajo (País, estado, ciudad): México, Yucatán, Mérida

Oficio: Creadora, investigadora escénica

¿Cómo iniciaste dentro de la disciplina teatral? ¿Por qué decidiste dedicarte a ella?

Uy, en principio, lo <teatral> me queda corto… tengo varias anécdotas que me recuerdan por qué hago lo que hago y me cuestionan, también, el cómo y desde dónde lo hago. En la escena, desde sus infinitas posibilidades, encontré la forma más honesta y pasional de vivir, de seguir en pie, de cultivar mi esperanza.
Cuando tenía 17 años di unas clases de teatro a personas de la tercera edad, montamos una pastorela. Una de las compañeras tenía Alzheimer y era complicado ensayar, ella tenía una acción específica que en cada encuentro lo olvidaba, yo tenía mucho miedo porque tenía que ser «perfecta» la presentación.
Llegó el día de mostrar el trabajo de meses, la obra transcurrió y cuando le tocó su acción, me buscó entre el público, me miró, la sentí y dentro de mí pensé: ¡ya fue!, ella me sonrió, me guiñó el ojo e hizo su acción. Se suspendió el tiempo, no entendía qué había sucedido, sólo pude sonreír y creer en la magia, ese duende del que tanto hablan, llegó en forma de mujer de casi 90 años. Me enamoré de esa sensación que atravesó mi cuerpo, de lo innombrable, del misterio. En la escena encuentro ese placer de hacer sin pensar -tanto-, de asombrarme, de valorar el proceso, de sentirme viva.
Y a mí, me encanta vivir, por eso, a pesar de muchas cosas, sigo aquí.

¿Qué preguntas siguen alimentando tu práctica? ¿Qué anhelos tienes por vivir dentro de las artes escénicas?

Aaay, son muchas. Ahora mismo pienso en el espacio público, en el cuerpo como territorio político, en por qué y para qué encontrarnos, cómo traduzco todo lo que pasa en mi cuerpo, cómo lo articulo, por qué hacer una red. El feminismo, cómo lo despliego a mi quehacer escénico, cómo construir una poética–política de cuidado en los procesos, cómo tengo que disponer mi cuerpo para el asombro, cómo registro, cómo me pregunto aquello que no me he preguntado, cómo construyo y sostengo una ética, cómo ser fiel a mí misma.
Anhelo seguir creando con
MEDEAS. Red de Jóvenes Investigadoras de la Escena, con mi equipo en Corriendo con Lobas.
Anhelo que siempre encontremos los espacios para preguntarnos cómo estamos, cómo nos sentimos, qué queremos, qué deseamos.
Anhelo una escena libre de violencia, que sigamos firmes y valientes, que nunca nos falte la justa rebeldía para continuar, la generosidad, la fuerza torbellino para crear y defender mundos propios. Que no exista más silencio ni comodidad.
Anhelo conocer a más mujeres y construir con ellas.
Anhelo abrazar el misterio de los procesos creativos.

Describe tu quehacer teatral en tres palabras. ¿Qué hace de tu forma de habitar el teatro una práctica singular y distinta a las demás?

Corriendo con Lobas.
Por mucho tiempo me nombré actriz, y nunca me gustó ese término. En el 2018 decidí que quería crear mis propias piezas escénicas y me costó llamarme creadora, confiar en mis capacidades, en mi potencia creativa… un proceso que continúa.
Creo que intuitivamente por eso decidí llamar a mi colectiva
Corriendo con Lobas, en un principio lo veía como un huir -corriendo- de los lugares donde sentía que me quitaban libertad o me sentía violentada, pero ahora pienso, que además de eso, es correr hacia mi deseo. Correr a donde yo quiero, confiar en las mujeres que habitan en mí y acompañarme de otras. Sobre el camino sentir dónde pausar para respirar, descansar y tomar rumbo.
Fundar
MEDEAS junto a Rosa, Yuly y Andrea fue el salto al vacío que necesitaba, pero también me pregunto sobre la responsabilidad de estar juntas y hacer RED.
Con mi proyecto
CAMINANTES. Hacia el Encuentro junto a Hada, Mónica, Miriam, Alex, Gabriela, Fátima, Mariela, Martha, Jimena, Mónica Alexandra, Socorro, descubrí que lo vital, es encontrarnos en la diferencia, compartir motores, contagiarnos de las pasiones, compartir lo que nos duele. Porque gracias a eso, me propongo todos los días, honrar, respetar y defender la singularidad de mi estilo rítmico y vibrante con el que habito la vida.

¿Cuál consideras que es la importancia del teatro en este momento histórico?

Con esta pregunta no puedo evitar pensar en los once feminicidios que suceden al día, en Colombia, en Palestina, en el metro – transportes públicos, en la escasez del agua, en las personas que viven en la calle, en las mujeres que no desean ser madres y las obligan a serlo, en los hospitales llenos, en las salas independientes que tuvieron que cerrar.
Pienso que su importancia está en cultivar mundos que nos permitan mirar, sentir, pensar distinto. Con mi proyecto
CAMINANTES. Hacia el Encuentro, que es un montaje que realizamos en las calles de Mérida, hay una escena donde decidí preguntarle al público, “Y tú, ¿por qué luchas?”, en la penúltima función, se acercó a mí Lucia, una joven de 15 años que vende ropa en las calles, ella me dijo que nunca se había preguntado eso. Estuvo en la última función, la vi cantar, la sentí caminar con nosotras.
Pienso que el teatro, la escena, es un espacio de afectos, creo que ahora, como siempre, ese afecto debe ser honesto y al tiempo que consideremos justo.

¿Qué crees que debería cambiar en nuestro modelo teatral?

De entrada, pensar que hay un modelo teatral.
Pienso en los espacios pedagógicos. Replantear los mecanismos de educación, producción y seguimiento para los procesos. Escuchar a lxs jóvenes creadorxs.
Reflexionar sobre la precarización de las prácticas artísticas.
Fuera agresorxs de la escena.

¿Qué le deseas a la siguiente generación de hacedores teatrales?

Deseo que nos permitamos dimensionar nuestro lugar en el mundo y dejar de disculparnos por habitarlo con toda la pasión que queramos. Esta es una carrera de largo aliento y tenemos que respirar siempre que se pueda y, por lo tanto, el espacio para ese respiro debe ser lo más saludable posible.
Que se pregunten constantemente por qué hacen lo que hacen y con quién lo hacen, que siempre esté presente la autocrítica sin juicio, ni regaño, que se vayan de los espacios donde sientan violencia, que generen sus propios senderos, que planeen, que sueñen, que tengan mucha paciencia, que cultiven el cuidado, la honestidad, la frontalidad, la ternura, que politicen sus relaciones, que lean de feminismo, que crean en las redes, que sean su propia red, su propia institución.
Que reflexionen sobre sus principios y ética. Que duden, que generen su propia teoría, que lean a mujeres, que escriban de mujeres, que se encuentren haciendo.

Si el teatro es el arte del encuentro con el otro ¿cómo enfrentas la emergencia que vivimos ante el COVID-19? ¿Qué deseas que ocurra cuando volvamos a estar juntos?

Durante la pandemia co-fundé MEDEAS y fundé Corriendo con Lobas. Fue y sigue siendo un tiempo donde me he puesto a reflexionar lo que realmente deseo. Me mantuvo a flote hacer red con mujeres y mapear lo que tenía en la cabeza. Afortunadamente, quedarme en casa fue y es una posibilidad saludable para mí. Volver a encontrarnos me parece una de las prácticas más revolucionarias a las cuales nos enfrentaremos y me encanta que esté sucediendo.
Deseo que ese encuentro sea con respeto, honestidad, con afectos genuinos, que pensemos la distancia como otra forma de estar en compañía. Deseo conocer a todas las mujeres que son parte de la
RED MEDEAS. Deseo que sigamos caminando para encontrarnos. Que entendamos que el arte y la cultura también son salud.

Más participantes

Luz Emilia Aguilar Zinser

Me inicié en la adolescencia cuando vi un monólogo sintético de las obras de Samuel Beckett y encontré ahí, en un pequeño escenario, en la...

Leer más

Teatro al Vacío

Las preguntas que aparecen siempre en nuestra práctica tienen que ver con los retos que las audiencias nos inspiran. ¿Cómo involucrar a les niñes en...

Leer más

Silvia Ortega Vettoretti

Yo creo en el potencial del relato, en el arte del actor y el paganismo del ritual previo al drama. Esa combinación me es fascinante....

Leer más

Aldo Vázquez Yela

Cada proyecto es una nueva pregunta, una posibilidad. Por lo tanto, cada proyecto te invita a investigar, proponer y conversar para crear. Afortunadamente cada montaje/proceso...

Leer más