×

Instantánea: 7 preguntas sobre teatro en estos tiempos que corren.

Jeany J. Carrizales

38 años / México, Nuevo León, Monterrey

Lugar principal de trabajo (País, estado, ciudad): México, Nuevo León, Monterrey

Oficio: Escenógrafa, investigadora, docente

¿Cómo iniciaste dentro de la disciplina teatral? ¿Por qué decidiste dedicarte a ella?

Creo que podría dividirlo en tres momentos: Fui una de esas niñas que querían ser actrices y empecé estudiando actuación en una academia a los 11. Más tarde, al momento de decidir la carrera descubrí por casualidad que la universidad tenía una en teatro que era muy nueva y que no tenía ni un solo egresado aún, así es como soy egresada de la 3ª generación de Licenciados en Arte Teatral de la Universidad Autónoma de Nuevo León.
El segundo momento fue como a los 18: Me maravilló (y me sigue maravillando) la escenografía, me descubrí en ella como en ninguna otra cosa. Podría decirse que todo el camino había servido para llevarme a esto y de repente adentrarme en el espacio me significaba una explosión por dentro en muchos niveles. Más tarde, al hacer la Maestría en Artes Visuales elegí como tema de tesis el proceso creativo del maestro Luna, quién me dio la oportunidad de estar cerca de una de sus obras que luego se estrenara en Bogotá.
Puedo decir que lo que aprendí en el trayecto no lo conocía en absoluto y empecé a entender de manera consciente, razonada. Creo que ese fue mi momento definitivo, en el que dije “sí” de manera contundente y definitiva y ahí le seguí, aprendiendo de otros maestros escenógrafos e investigadores en Ciudad de México y haciendo mi propio camino en Monterrey a través del diseño de escenografía y la producción teatral.

¿Qué preguntas siguen alimentando tu práctica? ¿Qué anhelos tienes por vivir dentro de las artes escénicas?

Muchas, pero básicamente: ¿Qué se necesita? ¿Qué puedo dar? ¿Qué hay en esto que me sigue uniendo a los demás? ¿Cómo me siento al hacerlo?
De los anhelos, no sé… ¿Seguir trabajando podría ser uno? Que siempre haya teatro para todos. Que el teatro llegue a cada rincón del planeta de una u otra manera. Que todos lo conozcan y lo sientan. Creo que esa es la chamba: trabajar por ello, con todo lo que conlleva.

Describe tu quehacer teatral en tres palabras. ¿Qué hace de tu forma de habitar el teatro una práctica singular y distinta a las demás?

Seguir creando universos.
Habito el teatro desde donde siento, con todo lo que soy. Incluyendo analizarlo hasta el tuétano. Como un investigador, como un cirujano, pero más. Invito al equipo a reestructurar la forma evidente y a que le demos una nueva que nos ayude a conectar en un nivel más profundo con el espectador, pero siempre pensando en él.
¿Cómo hacer que la experiencia sea personal y extraordinaria al mismo tiempo? ¿Cómo le digo qué sé lo que sentimos y que vamos a compartirlo en este momento único?

¿Cuál consideras que es la importancia del teatro en este momento histórico?

Creo que la misma que desde siempre nos sostiene: la resistencia, el enfrentamiento, la empatía.
Necesitamos la luz que nos da el arte, necesitamos la reunión de almas que representa el teatro, los temas humanos, la vida pasando frente a nosotros y reconociéndonos en ella.

¿Qué crees que debería cambiar en nuestro modelo teatral?

Primero: la valoración hacia nuestro trabajo, encaminarla hacia algo que nos de seguridad, estabilidad y libertad. Creo que si eso mejora, por añadidura mejorarían muchas cosas.
Por otro lado, no sé si diría cambiar de manera absoluta, pero si atender ciertas cosas para crecer: la forma de plantear la escena desde la investigación profunda, la gesta de recursos, acrecentar espacios, conformar un equipo que atienda todo lo que hay alrededor de la puesta en escena y que le permita proyectarse a mediano y a largo plazo.

¿Qué le deseas a la siguiente generación de hacedores teatrales?

Les diría lo que le digo a mis alumnos: vamos a resistir. Siempre hay maneras. Encontrémoslas. Nadie toma el lugar de nadie, hay espacio para todos, porque siempre lo hay, sólo que hay que quererlo ocupar y prepararse para ello. Siempre vamos a ser necesarios: hagámoslo bien y de manera honesta, encontremos todo aquello que necesita ser dicho a través del teatro.
Les deseo fuerza para resistir, curiosidad para investigar, oportunidades para conocer y el sentido de la ética por delante. Por supuesto, la valoración justa y tangible hacia nuestra labor.

Si el teatro es el arte del encuentro con el otro ¿cómo enfrentas la emergencia que vivimos ante el COVID-19? ¿Qué deseas que ocurra cuando volvamos a estar juntos?

Afortunadamente los avances tecnológicos actuales (que ni imaginábamos hace 20 años) hacen posible que de una manera u otra hallemos la forma de sobrevivir, así que sigo trabajando con mi equipo, explorando las alternativas, conociendo nuevos límites, readaptándome, investigando, probando y conociendo otra parte de la creación a través de esto. Lo enfrento siendo parte de lo que ocurre.
Deseo que nos encontremos y nunca dejemos de hacerlo, a través de cualquier medio, porque al mismo tiempo siento que no hemos dejado de estarlo, sólo hallamos otros canales y unos y otros van a mantenerse abiertos, porque no estamos formando algo para luego soltarlo. Vamos a tomarlo todo, lo de antes y lo de ahora y vamos a mantenerlo vivo, al fin y al cabo, en la historia ha pasado de todo y seguimos aquí.

Más participantes

Oscar Gordillo

Cada que me involucro en un trabajo (para obtener ingresos extras) que no tiene nada que ver con el arte de la puesta en escena,...

Leer más

Azalia Ortiz

Hay una pregunta constante y vital que alimenta mi práctica y que en el teatro por ser un arte vivo y colectivo, desde mi perspectiva,...

Leer más

Karla Rodríguez Lira

En cada nuevo proyecto me hago nuevas preguntas que me llevan a involucrarme con personas, saberes, lugares y existencias diversas y esto es lo que...

Leer más

Luis Santillán

Las preguntas cambian tanto como la luna. En este periodo la pregunta que me lleva a escribir es: ¿Qué obra les gustaría ver a mis...

Leer más