×

Instantánea: 7 preguntas sobre teatro en estos tiempos que corren.

Ernesto Lecuona

37 años / México, Ciudad de México

Lugar principal de trabajo (País, estado, ciudad): México, Ciudad de México

Oficio: Actor, docente de teatro

¿Cómo iniciaste dentro de la disciplina teatral? ¿Por qué decidiste dedicarte a ella?

Entré a estudiar el bachillerato al Centro de Educación Artística Diego Rivera del INBAL, mi primera intención era ser pintor, pero el sistema educativo plantea un tronco común de materias artísticas (música, danza, artes plásticas y teatro) en los dos semestres de inicio, para después especializarse en los siguientes cuatro semestres en una disciplina específica de las artes.
Al finalizar los dos semestres de tronco común escogí teatro como primera opción por las posibilidades expresivas (el escenario como un lienzo donde converge el color, la composición, los signos, el tiempo, ritmo, la música, el cuerpo humano, su voz, sus movimientos, sus significados) y el autoconocimiento (descubrir nuevas capacidades con mi cuerpo, voz y espíritu como herramienta de juego).
Terminar el bachillerato y decidir sobre qué y dónde estudiar se volvió trascendente. La decisión inmediata fue la UNAM, específicamente la Licenciatura de Literatura Dramática y Teatro.
Estudiar en el Colegio de Literatura Dramática y Teatro fue trascendente en mi formación, en primera por el plan de estudios y en segunda por la necesidad de resolver montajes de manera autogestiva.
¡Gracias a las escuelas públicas! (INBAL y UNAM). Sin ustedes todo sería distinto.
*Sigo pintando hasta hoy día como una actividad complementaria de gozo y expresión.
¿Por qué decidiste dedicarte a ella?
Después de haber experimentado la riqueza de las artes, encontraba cada vez más el sentido de vida en el teatro, un camino con corazón, que me hacía (hace) sentir pleno profesionalmente, y como ser humano. La decisión se consolido al inicio de mi carrera cuando fui parte de un proyecto de teatro itinerante para toda la Ciudad de México donde percibí el poder del teatro en espacios no convencionales y con públicos que NUNCA habían visto teatro (las vidas de esas personas quedaron marcadas, al igual que la mía).
El sentido social era (es) evidente, el teatro como generador de una pausa, de una convivencia extra cotidiana, de una reflexión social e individual.
El teatro es necesario para el desarrollo de nuestra sociedad (sé que lo mismo dirán de otras carreras) pero es cierto que el teatro aporta al desarrollo humano y cultural de un país.

¿Qué preguntas siguen alimentando tu práctica? ¿Qué anhelos tienes por vivir dentro de las artes escénicas?

Las preguntas generadoras siempre son muchas, comparto algunas que me parecen pertinentes: ¿Qué sentido tiene mi discurso con la sociedad? ¿Qué nuevos elementos se integrarán (revelarán) al lenguaje escénico de la producción del momento? ¿Cómo vincular a la sociedad con nuestras producciones de una manera sustentable? ¿Qué mecanismos eficientes, éticos y colectivos necesitamos como gremio para tener una participación activa de las políticas públicas?
¿Qué anhelos tienes por vivir dentro de las artes escénicas?
Ser parte de un nuevo reencuentro entre el teatro y la sociedad como un estilo de vida que incluya a más públicos. En este punto me doy cuenta de la influencia que tuvo en mí el teatro itinerante porque públicos hay, lo que necesitamos son proyectos que fomenten el teatro a corto, mediano y largo plazo con un carácter inclusivo para que todos los públicos también sean participantes activos del hecho escénico en todas sus formas y nuevas posibilidades.
Sentar las bases en colectividad para que el teatro sea reconocido como elemento esencial del desarrollo artístico, cultural y social del país.
Que las y los profesionales podamos vivir dignamente de nuestra labor artística y social.

Describe tu quehacer teatral en tres palabras. ¿Qué hace de tu forma de habitar el teatro una práctica singular y distinta a las demás?

LÚDICO. Procuro que todos los procesos sean nuevos, enriquecedores y divertidos.
SOCIAL. Me gusta que los montajes tengan un discurso que detone cuestionamientos en mí, y en los diferentes públicos.
FLEXIBLE. La organización, programación y/o recursos de casi todas las producciones son susceptibles a cambios de último momento. Ante dichas circunstancias se requiere exigir las condiciones adecuadas, pero teniendo la apertura para llegar de manera óptima a la realización del montaje.
¿Qué hace de tu forma de habitar el teatro una práctica singular y distinta a las demás?
Personalmente tengo un agradecimiento implícito, porque dar función se convierte en un acto extraordinario en todos los aspectos de la palabra. Concretar un proyecto dentro del teatro independiente se vuelve una hazaña digna de reconocimiento y compromiso por parte de los creadores y creadoras.
El hecho teatral es un evento humanista donde confluimos muchas voluntades (instituciones, productoras, creativos y públicos) con el objetivo de que la ficción se vuelva realidad.
Dicho evento de comunión requiere ética en todas y todos los que somos parte de él. Respeto a los públicos, para generar discursos inteligentes, innovadores y dinámicos.
Otro punto es la búsqueda de ampliar los públicos, en especial los que no son “cautivos” o de “tradición teatral” (la constancia de ellas y ellos se nota en los teatros, y mucho se les agradece) pero necesitamos convocar más públicos a ser parte del fenómeno.



¿Cuál consideras que es la importancia del teatro en este momento histórico?

El teatro es filosofía, esperanza y acción en movimiento.
El teatro nos puede mostrar formas, caminos y opciones de manera artística, sutil, cruda y divertida.
Considero que la responsabilidad que tiene el teatro con nuestra sociedad es mucho mayor por la oferta de series de tv y películas (en general Hollywood) que llegan a toda la población a través de las pantallas de sus dispositivos.
Nuestra oferta también tiene que ser atractiva y adaptativa en todos los sentidos para nuevos públicos de todas las edades, de todos los géneros.
El teatro necesita evolucionar y acompañar a la sociedad como amigos íntimos que dialogan de todo.
El teatro requiere generar historias que conecten dinámicamente con la gente, me refiero a buscar, encontrar y orientar la individualidad creativa a los intereses sociales.
Nuestro contexto es complejo, tenemos una mezcla generacional que requiere acciones específicas basadas en diagnósticos previos.
Aquí pongo como ejemplo: Las propuestas de teatro digital que han surgido a partir de la situación sanitaria (algunas bien logradas y otras todavía en proceso de experimentación) pueden ser un factor de atracción de nuevos públicos, o el instrumento de rechazo de un futuro “público” al teatro.
Por tal motivo los contenidos y la producción de nuestros montajes requieren un espíritu de disponibilidad y disposición para mostrarnos como una opción de disfrute, gozo y reflexión para nuestra sociedad, y nuestros públicos.

¿Qué crees que debería cambiar en nuestro modelo teatral?

Es necesario intervenir directamente en la sociedad para reconstruir la relación entre los públicos y el teatro.
El modelo teatral desde mi punto de vista tendría que ser incluido en los planes y programas de estudio (públicas y privadas) desde el nivel básico, no para formar actores y actrices sino para mostrar a las generaciones de “nativ@s digitales” los beneficios de las artes escénicas en el desarrollo humano.
Propongo que haya más agrupaciones de teatro itinerante (tipo el carro de comedias) que tengan apoyo institucional para hacer llegar el teatro a zonas y personas que de manera cotidiana no podrían verlo.
“Cuando la gente ve buen teatro se queda con ganas de más”. Considero que con estos puntos podemos fortalecer el gusto y la asistencia al teatro por parte de gente que nunca asiste (asistirá) a un teatro por distintos factores económicos, sociales y culturales.
Al formar nuevos públicos la gente empezará a interesarse por la oferta teatral y estoy seguro que un porcentaje de esa población comenzará a asistir a las salas, foros y teatros.

¿Qué le deseas a la siguiente generación de hacedores teatrales?

Que sigan investigando y sorprendiéndose de la vida, que salgamos de las colinas gentrificadas y observemos nuevas realidades que tienen un potencial creador y significativo para nuestros públicos.

Que vinculen de manera armónica los principios del teatro a las nuevas tecnologías, ya que es necesario tener en cuenta los recursos que nos brinda cada época, sin descuidar la esencia teatral.
Que utilicen los contratiempos como oportunidades para resolver creativamente sus producciones.
Que su pasión por el arte teatral siga creciendo y madurando a través del tiempo.
Que sigan mirando hacia afuera, sin descuidar su mundo interior.

Si el teatro es el arte del encuentro con el otro ¿cómo enfrentas la emergencia que vivimos ante el COVID-19? ¿Qué deseas que ocurra cuando volvamos a estar juntos?

La situación que experimentamos fue atípica, el mundo entero se detuvo y junto con él muchas actividades productivas.
El teatro, las y los creadores tenemos en frente un reto evolutivo que nos sacó de nuestra zona de confort ¿Qué hacer cuando el contacto y la convivencia social están restringidas? ¿Qué hacer para que volvamos a estar juntos?
Para mí toda crisis es un estado de nuevas posibilidades, durante el periodo más intenso de la pandemia empezamos a crear ejercicios con nuestros recursos, desde nuestras casas.
Este ejercicio nos sirvió para entrenarnos y descubrir las nuevas posibilidades y códigos que nos presenta la nueva realidad.
El resultado fue increíble porque al no estar de manera física y utilizar la cámara para actuar, se empezó a gestar una expresión hibrida (entre el teatro y la actuación frente a cámara)
Desde luego que muchas y muchos entraban (entrábamos) en crisis por no tener un público de manera física que reaccione como en el teatro.
Pero público hay (con su micrófono y cámara apagada) y lo que estamos aprendiendo es a transmitir de manera viva una historia que es transmitida
on line.
Vuelvo a repetir que estamos en una situación donde se puede aprovechar la coyuntura sanitaria y digital para hacer y atraer a más públicos.
Lo que deseo es que exista una vacuna efectiva (ojalá llegue pronto) pero en lo mientras, contar con todas las medidas sanitarias para que la gente se sienta protegida y segura al acompañarnos.
Ligado al punto de arriba me encantaría encontrar mucha gente que quiere ver teatro.
Y también un gran deseo también, es repartir muchos abrazos.
Gracias Teatro UNAM

Más participantes

Ari Albarrán

La primera pregunta que alimenta mi practica siempre nace de un “y si...”. Una idea o una inquietud de probar algún lenguaje o alguna historia....

Leer más

Araceli Inés Pszemiarower

Me considero una militante de la educación artística: Confío que introducirse en cualquier expresión artística hace a las personas más íntegras, más solidarias y más...

Leer más

Stefanie Izquierdo Martínez

Creo que hay prácticas escénicas y lo que encuentro esencial es el contenido casi siempre político y profundo; la narrativa con el que se dialoga...

Leer más

Felipe Lara García

Cuando un cliente me dice: ¿Crees que se pueda? Yo sonrío y me río, ese es el reto. Me gustan los desafíos y al final...

Leer más